HISTORIA

Yucatal surgió en 1969, dos años después del nacimiento de las Escuelas Familiares Agrarias, como iniciativa de desarrollo local de un grupo de profesionales y familias del medio rural de Córdoba. Su propósito fue facilitar el acceso a la formación profesional de las hijas de los agricultores de la comarca del Valle Medio del Guadalquivir, de manera que no se vieran abocadas a elegir entre no cursar estudios o emigrar a la ciudad.

Fue la primera EFA femenina de España con Centro de Promoción Rural (CPR). Esto significa que las alumnas de las EFAs que querían continuar estudios de Formación Profesional de 2º grado acudieron a su sede para cursarlos entre 1972 y 2000. 

Cuenta, pues, con una red de Antiguas Alumnas repartidas por toda España y ha sido referente de iniciativas similares en lugares del mundo tan distantes como Argentina, Portugal, Filipinas, Brasil o Santo Domingo.

En el año 2000 modificó su plan de estudios para poder ofrecer una formación profesional que permitiera a la mujer rural promocionar laboralmente en ámbitos clave del desarrollo local, como las empresas, las administraciones públicas o el comercio. También fue pionera entre las EFAs al incorporar estudios de Bachillerato para impulsar a aquellas que aspiraran a estudios universitarios.

 

Historia del edificio

El inmueble que ocupa Yucatal también tiene su historia. Fue vivienda de los ingleses que vinieron a Córdoba a finales del siglo XIX para explotar las minas de la zona, al igual que hicieron en otros lugares de Andalucía, como Riotinto (Huelva). 

Plantaron yucas y otras especies botánicas que hoy todavía pueden contemplarse en el jardín y que dieron origen al nombre de nuestro centro: Yucatal. De aquella etapa quedan algunos vestigios: vigas, una chimenea, etc.

Durante la II Guerra Mundial los ingleses abandonaron la sede de Yucatal, que fue ocupada por otra empresa hasta que se marchó a Peñarroya-Pueblo Nuevo. 

En los años 50, el edificio fue sede de otras instituciones hasta que, a finales de la década de los sesenta, se convirtió en la EFA Yucatal.  

 

Las Escuelas Familiares Agrarias

Las EFAs surgieron en 1967 como una iniciativa de desarrollo local para los hijos de los agricultores, con enseñanza profesional, según el modelo francés de las Maisons Familiales Rurales (MFR). Su objetivo era promover entre los jóvenes una formación que les permitiera desarrollar y mejorar las condiciones de vida y trabajo que les rodeaba. 

 

Las EFAs están agrupadas en UNEFA (Unión de Escuelas Familiares Agrarias), cuya historia es la historia de cada uno de sus centros.

En el impulso inicial de las EFAs está la iniciativa de San Josemaría Escrivá que quería promover la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los habitantes del medio rural. En los años 60 en España, estas condiciones eran muy precarias.

Las EFAs supusieron la inauguración de un sistema de formación distinto e innovador que hizo posible la Formación Profesional en el medio rural. Un sistema basado en la alternancia, que permitía la formación en el aula y en ámbito profesional, entonces explotaciones familiares, la mayoría. Algo que hoy nos resulta muy cercano gracias a la formación dual estaba ya en la entraña de las EFAs. Tan revolucionario resultó que este sistema fue declarado de interés por la UNESCO.

La década de los años 70 supuso un fuerte impulso para las EFAs, debido a la apertura de numerosos centros en Sevilla, Córdoba, Badajoz, Cuenca, Ciudad Real, Granada, Zaragoza, Valencia, Huesca, Pontevedra, La Coruña, Logroño, Almería, Guadalajara, Alicante, Toledo y Madrid. 

Era una apuesta decidida y generosa de los profesionales de las EFAs por mejorar el nivel de formación de las personas del medio rural, evitando el éxodo hacia las urbes y el despoblamiento de sus comarcas de origen, algo que hoy día sigue siendo una necesidad.